Primer examen TKW 2014

Florencia en combate libre.

La mañana del sábado pasado no tuvo el ritmo tradicional de los fines de semana, sino que fue a puro golpe en el primer examen de Taekwondo del año. Ambos intentan lograr sus cinturones verdes. Aproveché para practicar un poco con la cámara, pero como es habitual, son pocas las fotos que me gustan.  Aquí algunos instantes que …

Eclipse de luna

Luna roja.

No quise ser menos, e intenté yo también capturar alguna foto de este particular eclipse que pintó la Luna de rojo. No me salió bien, no tenía pensado hacerlo y no preparé las fotos. Sin un buen trípode, ni bloqueo de espejo para disminuir vibraciones, los resultados fueron previsibles. Sin embargo, sin mucho orgullo pero …

Feliz inicio de clases en la Escuela Pública

Hoy, finalmente, los chicos comenzaron las clases. Flor empezó su tránsito por la escuela secundaria, mientras que Nacho arrancó tercer grado.

Lamentablemente, lo hicieron con un retraso demasiado prolongado. El valor que tiene la educación en nuestro país es prácticamente nulo, por lo que a muy pocos les interesó la resolución del conflicto docente.

No creo que en el transcurso de nuestras vidas podamos volver a sentir el orgullo que tuvimos tiempo atrás sobre la educación pública en Argentina. Desde mi humilde punto de vista, es necesario destruir el sistema actual y comenzar desde cero, lo cual no creo que suceda en el corto plazo. Pero esto no implica que dejemos de defenderla y sostenerla.

Mientras tanto, estamos felices por el comienzo del ciclo lectivo, y que nuestros chicos vuelvan a la Escuela Pública.

Chau Orsai, hola Bonsai

Colección completa

Finalmente llegó -muy pronto- el final de Orsai.

Fueron solo 16 números, desde la incertidumbre inicial del N1 hasta la certeza final del N16. Se extrañará mucho la espera de casi dos meses, la llamada de Maxi para coordinar la entrega de las cajas. También abrirlas, olerlas, tocarlas y pasar rápido las páginas para disfrutar un avance de las extraordinarias ilustraciones que luego se recorrerán mirando cada detalle. Y estirar las lecturas para que la revista no se termine tan pronto.

Y también las entregas a los suscriptores, quienes confiaron en mi para aportar al proyecto.

Hace poco Casciari subió una charla donde hablaba de la demanda de contenido de rápido consumo, de lecturas que no lleven más de veinte minutos, y pareciera que hacia allí apunta con su nuevo proyecto Bonsai.

No estoy nada de acuerdo con eso. Me gusta poder disfrutar de textos extensos, con ideas bien trabajadas y uso exquisito del lenguaje. (En el verano pasado leí desenfrenadamente los cinco tomos de “Canción de Hielo y Fuego” de George Martin, cinco voluminosos volúmenes, precisamente.) Y no hay muchas opciones de conseguir material de lectura donde se pueda leer sobre series, personajes, cine, ficción o crónicas como el que ofrecía Orsai. Por supuesto, Casciari/Basilis tendrán sus razones para terminar Orsai, pero me hubiese gustado mucho seguir disfrutando de esas revistas algunas temporadas más.

Quedó el gusto a que fue muy breve.

Orsai deja un vacío enorme. Ahora me niego a leer revistas con publicidad, me parece detestable tener que pagar para que me ofrezcan productos (que en la casi total mayoría, no me interesan consumir) en vez de contenidos interesantes. Ojalá Hernán y Chiri se entusiasmen nuevamente, y el entorno económico sea favorable, para que la Editorial Orsai vuelva con nuevas ediciones de la revista y los contenidos tan maravillosos como los que nos estuvieron sorprendiendo en estos últimos tres años.

No sé aún cómo será Bonsai, es casi una incógnita como fue aquél primer ejemplar de Orsai. Pero luego de años de leer a Casciari, no creo que me defraude con este nuevo proyecto. Me seduce también la promesa de tener material de lectura para compartir con mis niños. Y desde luego, también la idea de seguir eliminando al intermediario.

Allá iremos con Bonsai entonces.

Atardecer en Liebig

Atardecer en Liebig

La vieja Canon Powershot A610 sigue en funciones. Con ella tomé esta foto del perfil del frigorífico de Pueblo Liebig, durante el atardecer de hace pocos días. Una vez más, Tito Graziani nos cruzó con su lancha al banco de arena que hay frente a Liebig, y disfrutamos una tarde extraordinaria en el río Uruguay.